Search
  • Ignacio De Leon

Venezuela electrocutada

Updated: Mar 11, 2019

Breve reseña del gran salto hacia el colapso del sistema eléctrico


Caracas, la noche del 07 de marzo de 2019

Cuando el Presidente Mao decidió dar el "Gran Salto hacia adelante" en 1959 y demostrar al Mundo la capacidad productiva de China socialista, ordenó a su pueblo a cumplir con estrictas cuotas de producción de acero. Los campesinos, temerosos de incumplir con su parte de la cuota, fundieron sus arados. De este modo, el socialismo de Mao condenó su país a una hambruna que sacó de este mundo una cifra que se calcula entre 30 y 100 millones de habitantes.


Este punto de partida es útil para explicar de qué manera el socialismo chavista destruyó en apenas 20 años la capacidad generadora eléctrica de un país que cuenta con las mayores reservas probadas de petróleo en el mundo (para generar energía termoeléctrica), y el tercer rio de mayor caudal, junto con los de mayor capacidad generadora hidroeléctrica, de modo notable, el Caroni. Demos gracias al destino: ¿Imaginan la nube radioactiva en la que estaríamos en este instante si Venezuela hubiera escogido producir energía eléctrica con centrales nucleares?


Todo comenzó con el Gran Salto hacia Adelante de nuestro Comandante Chavez, quien en su Proyecto Nacional Simón Bolivar de 2006 prometió hacer de Venezuela "una gran potencia energética mundial." No voy a relatar todo los pormenores de la destrucción del sistema eléctrico, que por lo demás podrán encontrar en este brillante ensayo de Alexandra Sucre, a quien no conozco pero aprovecho para felicitar desde aquí.


Lo que quiero destacar es la causa intelectual. La destrucción de la infraestructura del píis es la consecuencia lógica de un sistema (socialista) cuyo efecto en la economía es similar, trátese de pan, papel tualé, divisas, o cantidad de watts: es la destrucción en cámara lenta de todos los resortes que motivan las personas a trabajar e invertir sudor y tiempo para producir un resultado del cual esperan obtener un beneficio económico. Las colas para adquirir alimentos o medicinas no son diferentes de los cortes eléctricos; se trata de la misma respuesta al problema de escasez. La respuesta se llama racionamiento, como en las guerras.


Por ello, ante su fracaso para promover la abundancia productiva, a los socialistas no les queda otro remedio que predicar contra el "consumismo" y hacer creer que en realidad los del disparate no son ellos, que destruyen la producción, sino nosotros, que consumimos demasiado. Me vienen a la mente en este instante las horrorosas imágenes de enfermeras heroicas llorando mientras intentan mantener vivos dando respiración mecánica a bebés recién nacidos a quienes el socialismo cortó la energía eléctrica con la cual funcionan los equipos de respiración asistida en el Hospital Menca de Leoni de San Felix o en el JM de los Rios de Caracas. Para estos iluminados, el Hombre Nuevo socialista sólo puede nacer con el infanticidio de bebés que, en una economía capitalista imperialista y explotadora, "consumen demasiado oxígeno."


La pregunta es ahora qué debe hacerse?


Algunos tecnócratas dirán que lo primero que debe hacerse es establecer un puente eléctrico con Colombia y Brasil, como medida de urgencia que permita restablecer de manera inmediata la generación durante 180 días. Otros dirán que se requiere solicitar buques de propulsión nuclear para atracar en las costas venezolanas y conectarlos a la red nacional de electricidad. Otros, que se debe promover la masiva importación de generadores, bien sea por apertura comercial o por ayuda internacional, para crear fuentes locales de generación eléctrica que puedan surtir localidades a poca distancia del centro de generación, por ejemplo, a través de generadores eléctricos tipo portaaviones nuclear equipado con 2 reactores nucleares tipo Bechtel A18, cada uno capaz de producir 300 megavatios directos.


Yo digo que esto no es lo primero que debe hacerse.


Lo primero que debemos hacer es sacar de cuajo al régimen socialista que nos quiere convencer de que centenares de venezolanos (leo hoy, a tres días de iniciado el apagón, que ya van por 296 solamente en Hospital universitario de Maracaibo) son prescindibles porque consumen demasiada electricidad. Es a ese régimen al que hay que cortar el oxígeno, y sabotear todo intento de la seudo oposición que busca mantenerla con vida con respiración asistida.


Porque el rancho está en la cabeza, no en el volumen de watts que nos puede dejar una planta eléctrica.


Para terminar, una expresión palpable del colapso eléctrico.





138 views
Suscríbete con nosotros
  • Grey Google+ Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey LinkedIn Icon
  • Grey Facebook Icon

© 2023 by Talking Business.  Proudly created with Wix.com

  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon