Search
  • Ignacio De Leon

Ayuda Humanitaria: el hambre como coartada para intervenir militarmente.

La intervención militar internacional se justifica para hacer viable la Ayuda Humanitaria y la reconstrucción de Venezuela


La discusión actual sobre cómo resolver el problema de colapso humanitario en Venezuela se ha vuelto esencialmente política: la nacionalización de provisiones de alimentos y medicinas que están llegando a la frontera, a través de la ayuda técnica y militar del exterior. Esto era de esperarse, toda vez que se está utilizando la asistencia internacional para propiciar una alteración del equilibrio perverso en el cual el Narco Estado Chavista ha encontrado un nuevo respiro.


No hay posibilidad alguna de recuperación y ni siquiera de ejecutar un programa de Ayuda Humanitaria si no se desaloja la dictadura chavista previamente del gobierno efectivo. Esto no es una intromisión en los asuntos internos del Estado, como tendenciosamente argumenta la progresía izquierdista, intentando lanzar un cabo al impresentable Maduro y su séquito.


A partir de la tragedia de una comunidad internacional paralizada durante la guerra de los Balcanes (1996-1999) el derecho internacional ha desarrollado la llamada doctrina Responsabilidad para Proteger. Esta doctrina se justifica en la defensa de los derechos humanos, la prevención del genocidio y de crímenes de lesa humanidad. Ella impone un limite a la soberanía de los Estado y un deber correlativo a la comunidad internacional para impedir crímenes de lesa humanidad, genocidios y violencia contra la población interna, cuando un régimen ataca su propia población. Hay que vivir en Venezuela para entender que hay gobernantes capaces de atacar criminalmente sus propios paisanos.


El principio de Responsabilidad de Proteger fue reconocido en el Reporte Responsabilidad de Proteger de diciembre de 2001 discutido por la Asamblea General de la ONU (A/57/303); por el Reporte del Panel de Alto Nivel, sobre Amenazas, Desafíos y Cambio, presentado a la Asamblea General en diciembre de 2004 (A/59/565); por el Reporte del Secretario General de la ONU “Mayor Libertad: hacia el desarrollo, seguridad y derechos humanos para todos” presentado ala Asamblea General en marzo de 2005 (A/59/2005).


Asimismo, el documento Resultados de la Cumbre Mundial de 2005 de la ONU, integrada por Jefes de Estado y de Gobiernos, afirmó su responsabilidad en proteger sus poblaciones del genocidio, crímenes de guerra, limpiezas étnicas y crímenes contra la humanidad, y acepto una responsabilidad colectiva de estimular y ayudarse recíprocamente a cumplir este compromiso, y declararon, de conformidad con la Carta de la ONU y en cooperación con organizaciones regionales relevantes, cuando las autoridades nacionales manifiestamente eludan proteger sus poblaciones, y que dicho documento es una resolución de la Asamblea General adoptada al nivel de Jefes de Estado y de Gobierno (A/RES/60/1)


Finalmente, dicho principio de Responsabilidad de Proteger es principio de Derecho Internacional recogido en las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU No. 1674 de 2006 (sobre protección a civiles en conflictos armados); No. 1706 de 2006 (autorizando el despliegue de contingentes militares en Darfur, Sudan); No. 1970 de 2011 (aprobada por unanimidad); No. 1973 de 2011 (exigiendo cese al fuego inmediato y ataques a civiles constitutivos de crímenes contra la Humanidad en Libia); No. 1975 (exigiendo el cese de la violencia contra la población en Costa de Marfil); No. 2062 de 2013; No. 1996 de (Sudan); No. 2014 de 2011 (condenando violaciones a derechos humanos en Yemen).


Es decir, hay amplia aceptación de que las emergencias causadas por la acción criminal de un gobierno justifican, a la luz del derecho internacional, la intervención militar internacional sobre ese país. Otra cuestión es si se precisa de una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas para actuar en el caso venezolano. La respuesta es "no". Primero, porque es claro que el tema venezolano es un asunto regional, que ha sido ampliamente abordado por un ente regional (la OEA) con prontitud y diligencia, lo que hace innecesario involucrar a países fuera de la region. Ademas, es un peligro internacional escalar el tema venezolano mas allá del Hemisferio Occidental.


La pregunta real es si los Estados Unidos, a quienes interesa por sus propias razones geopolíticas y de seguridad interna que no se instale una base terrorista en Venezuela, utilizará esta coartada, plenamente documentada y justificada, para intervenir, o si por el contrario se dejará influenciar por la conseja izquierdista que, con tal de tener un régimen de su color al mando es capaz de voltear la mirada hacia donde no haya que ver el terror, hambre y violencia en que ha sumido el socialismo al otrora país más próspero de Latinoamérica, al punto de haber sido alabada por aquella canción de Rubén Blades: "Voy llegando a la frontera, pa' salvarme en Venezuela". ¿La recuerdan?


2 views
Suscríbete con nosotros
  • Grey Google+ Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey LinkedIn Icon
  • Grey Facebook Icon

© 2023 by Talking Business.  Proudly created with Wix.com

  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon